lunes, 16 de junio de 2008

y va pasando...

-Preámbulo a las instrucciones de un reloj

Piensa en esto: cuando te regalan un reloj te regalan un pequeño infierno florido, una cadena de rosas, un calabozo de aire. No te dan solamente un reloj, que los cumplas muy felices y esperamos que te dure porque es de buena marca, suizo con áncora de rubíes; no te regalan solamente ese menudo picadero que te atarás a la muñeca y pasearás contigo. Te regalan - no lo saben, lo terrible es que no lo saben -, te regalan un nuevo pedazo frágil y precario de ti mismo, algo que es tu yo pero no es tu cuerpo, que hay que atar a tu cuerpo con su correa como un bracito desesperado colgándose de tu muñeca. Te regalan la necesidad de darle cuerda todos los días, la obligación de darle cuerda para que siga siendo un reloj; te regalan la obsesión de atender a la hora exacta en las vitrinas de las joyerías, en el anuncio por la radio, en el servicio telefónico. Te regalan el miedo de perderlo, de que te lo roben, de que se te caiga al suelo y se rompa. Te regalan su marca, y la seguridad de que es una marca mejor que otras, te regalan la tendencia a comparar tu reloj con los demás relojes. No te regalan un reloj, tú eres el regalado, a ti te ofrecen para cumpleaños del reloj.

-Instrucciones para dar cuerda al reloj

Allá en ele fondo está la muerte, pero no tenga miedo. Sujete el reloj con una mano, tome con dos dedos la llave de la cuerda, remóntela suavemente. Ahora se abre otro plazo, los arboles despliegan sus hojas, las barcas corren regatas, el tiempo como abanico se va llenando de sí mismo y de él brotan el aire, las brisas de la tierra, la sombra de una mujer, el perfume del pan.
¿Qué más quiere, que más quiere? Átelo pronto a su muñeca, déjelo latir en libertad, imítelo anhelante. El miedo herrumbra las áncoras, cada cosa que pudo alcanzarse y fue olvidada va corroyendo las venas del reloj, grangenando la fría sangre de sus pequeños rubíes. Y allá en el fondo está la muerte si no corremos y llegamos antes y comprendemos que ya no importa.

julio Cortázar.

sábado, 7 de junio de 2008

INCOMPLETE

Es como una mina de oro bajo montañas de estiércol. Tu lo cubriste de mierda por que no te apetecía ver la verdad. ¿Quizás sea demasiado complicada?. Yo diría que está demasiado claro, pero como tendrías que plantearlo todo de nuevo, preferiste olvidar que un día, quizás por tradición o por casualidad, quien sabe; te diste con ella en las narices y ahora no quieres reconocerlo. ¿Porqué?, por hacerte el moderno y el way, quizás por vaguea... me da igual el caso es que la verdad de todo está delante tuya y tú solo quieres evitarla. Pero la buscas en otros sitios, buscas un camino distinto que te llene tanto como sabes que lo haría la verdad obvia, pero no lo encuentras, pero instintivamente lo sigues buscando, por que te sientes incompleto. No sueles hablarlo con nadie, por crees que nadie lo entendería. ¿Sabes una cosa? todos hemos pasado por lo mismo.
No te diré cual es la verdad de la que hablo por que tu ya la sabes. Simplemente espero que la reconozcas.
Loading...